La fianza del alquiler: claves de su devolución en caso de rescisión o finalización del contrato

La fianza del alquiler: claves de su devolución en caso de rescisión o finalización del contrato

Por María José Patón – Patón Abogados – La fianza del alquiler de un piso es un depósito obligatorio de cara a garantizar el cumplimiento de las condiciones que se establecen en el contrato de alquiler por parte del inquilino de la vivienda. Fundamentalmente, el objetivo de la fianza del alquiler es cubrir los posibles desperfectos que el inquilino haya podido ocasionar en la vivienda durante su estancia en la misma antes de la rescisión o finalización del contrato. ¿Qué importe debe tener una fianza de alquiler? Según establece la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), es obligatorio, como mínimo, dejar una fianza correspondiente a una mensualidad del alquiler pero es habitual que las partes pacten el pago de otra mensualidad como garantía adicional. El abono de la fianza del alquiler se hace siempre en efectivo y el propietario está obligado a depositarlo en una entidad pública; en el caso de Catalunya, en el INCASOL. Si no lo hace, puede ser objeto de sanción. Una vez se efectúe la rescisión o finalización del contrato de alquiler, tendrá que solicitar la devolución de la fianza para entregarla al inquilino. ¿Qué NO es una fianza de alquiler? Por otro lado, es importante destacar que la fianza del alquiler en ningún caso se puede interpretar como un ‘pago por adelantado de una o dos mensualidades de alquiler’. Por lo tanto, una vez el inquilino decida abandonar el piso –o finalice el contrato-, y se haga efectiva la resolución del contrato de alquiler no puede dejar de pagar los últimos meses de alquiler ‘a cuenta de la fianza’. Tanto el propietario como el inquilino...